Ajoblanco: REVOLVEMOS

Breaking news! Últimos flashes.

10 de juliol de 2009

B o n d
y
e l
a g u a



En Martorell estamos dale que te pego contra la privatización del agua. Y tenemos claro quien es el malo de la película ;)

Quantum of Solace: Bond contra la privatización del agua

http://iagua.es/

Aunque no soy un gran aficionado a las películas de James Bond, creo que esta vez haré un hueco para ver Quantum of Solace. Y es que hace unos días descubría en el blog de Tomás López de Bufalá el argumento de la nueva aventura del “agente al servicio secreto de Su Majestad”, que tiene como uno de sus pilares el problema de la privatización del agua en Bolivia.

Tal y como podemos ver en la Wikipedia, Bond descubre que Dominic Greene (el malo de la película) está conspirando para hacerse con el control absoluto de uno de los recursos naturales más importantes del mundo, el agua, forjando un acuerdo con el exiliado boliviano, el General Medrano. Greene oculta sus intenciones detrás de la entidad supuestamente ecologista Greene Planet.

Greene pretende utilizar sus contactos para ayudar a derrocar el régimen actual en Bolivia y colocar como jefe de estado al exiliado General Medrano (Joaquín Cosío). Medrano les daría a cambio un pedazo de desierto, que esconde un yacimiento secreto. En realidad, este acuerdo les dará a ellos el control total de la nación por una exclusiva en el abastecimiento de agua. Bond viaja a Austria y América del Sur a desentrañar el plan de Greene.

En The Corporation, un documental que ya comenté en su momento, hay un capítulo sobre este asunto.

QUANTUM OF SOLACE: El Agente Bond se hace activista pro DERECHO AL AGUA

http://tomaslopezdebufala.blogspot.com/2009/01/quantum-of-solace-el-agente-bond-se.html


Tengo que reconocer que aunque me encanta el cine, no soy de los que se dedican a hacer propaganda de éste, y menos si se trata de la factoría Holywood. Sin embargo me quedé sorprendido al ver la temática de fondo de la última de la saga 007: la privatización del agua y sus nefastas consecuencias. Todo ello en un escenario inigualable por lo acertada de su localización, Bolivia. País que en abril de 2000 luchó DE VERDAD y sin efectos especiales por que la
corporación "made in USA" Betchel devolviese al pueblo boliviano lo que es suyo: el recurso del agua, su gestión pública y participativa, y el derecho universal de acceso.

Será Bond el nuevo embajador de los activistas pro DERECHO AL AGUA?...

Que James Bond nos ayude

http://www.elargentino.com/nota-14714-Que-Bond-nos-ayude.html

Por Bruno Lazzaro (extractado)

A tono con los tiempos verdes, el villano de Quantum of Solace, la nueva película de James Bond, posee una empresa supuestamente conservacionista. Y le ofrece su influencia a un ex presidente de facto dictador de Bolivia que intenta retornar al poder. A cambio, el malvado Dominic Greene pide una importante reserva de agua que se encuentra bajo suelo boliviano. Que se salga con la suya o no dependerá de Bond, el implacable agente inglés que ahora usa su licencia para matar en defensa de los recursos naturales de América del Sur.

El argumento podría ser una historia de ficción más. Pero no. Un proyecto de ley que presentó en la Legislatura de Santa Fe el senador Ricardo Kaufmann para que el Estado regule la exportación de agua, pone de manifiesto un negocio que, lejos de ser controlado, cada vez se reproduce más: la apropiación de un recurso natural como el agua para ser utilizado como un bien comercial. Una película donde los buenos y los malos se confunden con facilidad.
(...)
El agua no está sólo en aquellos lugares donde se la puede apreciar con claridad, como en los ríos, el mar y la lluvia. También forma parte de la mayoría de los alimentos, se la encuentra bajo tierra y en el cuerpo de las personas. No sólo es necesaria para beber: es el elemento más importante del mundo –después del aire–, ya que con ella se preparan los alimentos, se riegan los cultivos, se fabrican productos y se produce energía.

A diferencia del petróleo, el agua es un recurso renovable: el ciclo hidrológico repone constantemente la dotación de agua dulce disponible. Sin embargo, “las acciones humanas pueden afectar el agua disponible a través de usos inadecuados de la tierra o la contaminación de fuentes, además de los impactos producidos por los cambios en el clima”, afirma Sergio Mogliatti, especialista en agua y director de la revista Hydria. Y agrega: “El desafío es implementar políticas de gestión del agua que apunten a un uso eficiente del recurso, minimizando los impactos negativos, evitando los conflictos sectoriales, manteniendo el equilibrio en los ecosistemas, reduciendo la vulnerabilidad de los sectores potencialmente afectados por eventos naturales (inundaciones) y distribuyendo en forma equitativa los beneficios”.

(...)
La familia Bush, que a través de la empresa H2O+Sur posee alrededor de 5.000 hectáreas sobre una reserva de agua también en Córdoba, realiza grandes negocios vinculados a la explotación del agua. Su principal inversor es Jeb Bush, hermano del presidente George W. Bush y ex gobernador de Florida. Jeb desembarcó en el país de la mano de empresarios amigos como Ronald Krongold, un magnate de Miami. Del negocio también participa el multimillonario George Soros.

El objetivo de la empresa es la extracción de agua de distintas napas subterráneas para su comercialización en Europa. Un proyecto que hace tiempo vio la luz a través de Patagonia Valley, la marca con la que se vendió el producto en el exterior. Patagonia Valley pertenece a René Rodríguez Pérez, quien fuera encargado de unir lazos entre los Bush y las tierras argentinas. Y tiene como representante en el país a Fabiana Rodríguez, la presidenta de Expoagro.

(…) La llegada de empresarios (…) como tropas invasivas se reproduce y confirma aquella teoría apocalíptica sobre la escasez del agua que afectará al mundo en las próximas décadas. Antes de que se acabe, el mejor camino para algunos parece ser el negocio. Solo falta saber si James Bond será el hombre indicado para salvar al país. Pero para develar el misterio, habrá que esperar su próxima película.